Con el verano también llega el tiempo de mostrar un poco más de piel,  el clima es propicio para usar prendas más ligeras, sobre todo si vamos a estar en la playa. Como en este época estamos más expuestas al sol, lo ideal es conocer cómo cuidarnos para evitar males mayores.

  • Mantenernos correctamente hidratados: la piel necesita estar hidratada, especialmente durante estos meses. Para ello no basta – aunque es recomendable – con hidratarla por fuera, sino que debemos aportarle el agua necesaria desde dentro.
  • Buscar protectores especiales para cara y labios: la mayoría de nosotros tendemos a utilizar el mismo protector solar del cuerpo para la cara y a olvidarnos de proteger los labios. En el caso de quienes nos maquillamos, podemos creer que con eso basta para proteger nuestra cara del sol, pero no. Es recomendable que utilicemos protectores específicos para piel y labios. Si nos vamos a maquillar, podemos utilizar el protector antes del maquillaje o comprar maquillajes que contengan protección solar.
  • Evitar los horarios de mayor incidencia solar: si podemos, es recomendable que evitemos estar expuestos al sol en el horario de mayor incidencia. Es decir, entre las 10h y las 17h.
  • Utilizar ropa cubriente: con el calor suele ser muy tentador llevar ropa corta y dejar más piel al aire. Sin embargo, para protegernos es más recomendable que utilicemos ropa cubriente y ligera, para que proteja nuestra piel sin darnos demasiado calor.
  • Limpiar, exfoliar e hidratar: si hay una época en la que es importante limpiar bien nuestra piel, exfoliar para asegurarnos de eliminar las células muertas e hidratarla bien, esa es el verano.
  • Bebe lo suficiente: en verano siempre deberías tener una botella de agua a mano. Tu cuerpo pierde mucha hidratación debido a la fuerte transpiración; por eso debes intensificar la ingesta de agua y beber entre dos y tres litros de agua para que tu piel esté suficientemente hidratada.