¿Sabes lo que es el ácido hialurónico?

Te queremos explicar el ácido hialurónico, para que se entienda fácilmente. El ácido hialurónico es un polisacárido (un azúcar) que se encuentra en forma de gel totalmente degradable i que en la actualidad se obtiene por cultivo químico en laboratorio. Se obtiene como consecuencia de estimular la producción del ácido hialurónico por parte de una bacteria que se llama streptococo equi. Hace unos años, el ácido hialurónico se obtenía de la trituración de las crestas de gallo que se convertían en polvo y después se mezclaba con Carboximetilcelulosa, para conseguir un gel que podía ser inyectado. Este procedimiento sin embargo, generaba problemas de biocompatibilidad, ya que era una sustancia de origen animal En el año 1996 se inventó la técnica NASHA (ácido hialurónico de origen no animal) gracias a la cual, no hay este tipo de problemas y podemos obtener un producto que resulta totalmente biocompatible para el uso en humanos.

Pide cita

¿Tienes dudas? Pide cita con uno de nuestros especialistas.



*. Todos los campos son obligatorios.

Contactaremos contigo para concretar día y hora de la cita.

Paso a paso, tratamiento de Ácido Hialurónico

1. PIDE TU CITA

Te proponemos una primera cita. Estamos para resolver todas tu dudas y temores. Valoramos tu caso, lo que necesitas y buscamos la mejor solución para ti.

2. ANTES

Los productos que se usan, ya llevan anestesia por lo que no es necesario ningún otro tipo de anestesia. Así que el procedimiento es prácticamente indoloro.

3. DURANTE

Para realizar el aumento de labios o eliminar las arrugas, aplicamos la inyección con cánula en la misma clínica.

4. DESPUÉS

Es un tratamiento que en pocos minutos veremos los resultados perfectamente visibles, ya que el tratamiento surte efecto muy rápidamente. En todo caso, es un tratamiento reversible, que más adelante nos permite adaptar y corregir esas necesidades reales del paciente.

¿Sabes para qué se usa el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico en la actualidad, tiene múltiples usos. Su uso más conocido es como material de relleno en el tratamiento de las arrugas faciales, así se permite un rejuvenecimiento de la piel, ya que el ácido hialurónico restaura los volúmenes y también la posición de los tejidos que con los años se van perdiendo. Pero su uso inicial fue otro. Se empezó a usar como hidratante, porque se observó que el ácido hialurónico tiene la gran capacidad para absorber agua del medio y eso permitía que la piel se viese hidratada y jugosa y además con un aspecto mucho más juvenil. Esto es lo que hoy se conoce como hidratación cutánea. También podemos hablar del uso del ácido hialurónico a nivel estético. En este caso, del uso del ácido hialurónico en tratamientos corporales, ya que nos permite aumentar volúmenes en ciertas áreas determinadas para poder conseguir un resultado más estético, como por ejemplo: cicatrices hundidas, deformidades congénitas como el pectum excavatum, o deformidades adquiridas como consecuencia de resultados no deseados postliposucción. También a nivel puramente estético, podemos usar el ácido hialurónico para conseguir una mayor voluminización de áreas como por ejemplo los glúteos, o como implante muscular. Al principio, el ácido hialurónico también se usó para el aumento transitorio de mamas, pero desde hace ya unos años, se prohibió su uso por su interferencia en el diagnóstico del cáncer de mama. Si hablamos del ácido hialurónico en cuestiones traumatológicas también tiene un uso esta sustancia, ya que se está usando en inyecciones intraarticulares para disminuir el dolor en casos de desgaste de los cartílagos y facilitando el deslizamiento de las superficies articulares, ya que el ácido hialurónico tiene unas características de hidratación y viscoelasticidad. A nivel urogenital, también le encontramos usos: mejora el aspecto de la vulva, para lubricar vagina o incluso para mejorar las funciones del suelo pélvico.

¿Sabes qué tipos de ácido hialurónico podemos encontrar en el mercado?

En un principio, por razones de marca, podemos decir que nos encontramos en el mercado hasta 300 tipos de ácido hialurónico el uso del cuál, está autorizado por la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios). Pero cómo muchas cosas en la vida, la calidad de todos no es igual. Por tipos de composición, podemos distinguir dos clases de ácido hialurónico. Los que son no reticulados y los que son reticulados. Los ácidos hialurónicos no reticulados, son los que se desarrollaron en primer lugar y son la base de la hidratación de la piel, ya que estos ácidos hialurónicos no reticulados pueden aprovechar las características químicas de este producto para poder aportar esa agua que es tan necesaria para la conservación en un perfecto estado de las células y tejidos. Sin embargo, un pequeño inconveniente de este ácido hialurónico es su duración (suele durar alrededor de 15 días hasta un mes) y por lo tanto sus efectos son cortos, con lo cual para tratamientos de recuperación de volúmenes no es tan útil. Para poder alargar la duración del ácido hialurónico, es sometido a unos procesos químicos en los que se añade un reticulador y este se encargara de permitir una degradación lenta y por lo tanto, con este tipo de sustancia obtenemos una mayor duración de los efectos, de ahí el nombre de ácido hialurónico reticulado.

¿Sabes dónde se aplica el ácido hialurónico facial?

Con el paso del tiempo los paquetes grasos de la cara van perdiendo ese volumen que tenían y se desplazan: hacia adelante y hacia abajo (hay la excepción del paquete nasolabial que aumenta de volumen y es el responsable de la aparición del surco nasogeniano). Esto es lo que dará lugar a las marcas propias del envejecimiento, un descolgamiento, la perdida de volumen (arrugas) y la aparición de surcos. La aplicación del ácido hialurónico es en cualquier área facial que queramos dar volumen o reposicionar. Así, con el ácido hialurónico podremos tratar el tercio superior de la cara, mejorando varios aspectos: frente, entrecejo, patas de gallo y fosas temporales. También podemos tratar el tercio medio: permitiendo reposicionar el arco zigomático, el pómulo, incluso el área periocular incluyendo la ojera, se puede hacer una rinomodelación. Y además podemos tratar el tercio inferior: levantando el surco nasogeniano y las líneas de marioneta, revitalizando y voluminizando toda el área perilabial y labial. Nos permite pronunciar la línea mandibular para poder disimular el descolgamiento, potenciar el ángulo mandibular o el mentón realzando la masculinidad del hombre. De esto, solamente por hacer referencia al uso del ácido hialurónico reticulado que tiene como misión voluminizar y reposicionar los tejidos. Si hablamos del ácido hialurónico no reticulado, su uso está destinado a poder hidratar, rejuvenecer y aportar jugosidad a la piel, por lo cual, puede ser usado en cualquier área: facial, cuello, escote y dorso de manos. En la actualidad aparte de tener diferentes tipos de ácido hialurónico de calidades variables, hay una superespecialización, de manera que se han podido desarrollar varios tipos de ácido hialurónico con características específicas para cada área. Precisamente por este motivo, no es lo mismo el ácido hialurónico el que se usa para el tratamiento de las arrugas verticales del labio superior (código de barras) que el ácido hialurónico que podemos usar para dar volumen al pómulo o para tratar un labio o una ojera. Se ha de tener mucho cuidado con aquellos pacientes portadores de sustancias de relleno permanentes, ya que no se sabe cuál es la biocompatibilidad de estas sustancias con el ácido hialurónico. En estos casos la mejor recomendación que podemos dar, pasa casi siempre por la abstención de tratamientos.

¿Sabes en qué consisten los tratamientos con el ácido hialurónico?

Utilizamos una pequeña aguja o cánula para realizar una microinyección precisa de ácido hialurónico en la zona que debemos tratar, donde se encuentra la depresión de la arruga o del surco. Podemos inyectarlo con una aguja o con una cánula (aguja larga sin punta), también utilizando diversas técnicas, en forma de puntos, con unas técnicas retrotrazantes, en abanico, en forma de matriz, etc. Así conseguimos una voluminización de la misma. Podemos aplicarlo para eliminar arrugas, las ojeras, o también en el relleno de labios.

Eso sí, siempre de forma intradérmica, ya que es la forma en la que se aprovecha más el ácido hialurónico. Aunque sabemos que los pinchazos no son del agrado de todo el mundo, en la actualidad, se han desarrollado otras técnicas para su administración que, aunque tengan una efectividad menor no deben ser olvidadas, como por ejemplo: la técnica de microneedeling, para la cual nos ayudamos de un aparato de multipunción para hacer penetrar el ácido hialurónico hasta una profundidad de entre 0,25 y 2,5 mm en la piel. Hay también técnicas con radiofrecuencia capacitiva o resistiva (Indiba), que nos permiten poder penetrar más que los productos de aplicación tópica. Hay técnicas de mesoterapia virtual, que han sido desarrolladas también para el mismo objetivo. Hoy en día se han podido desarrollar dispositivos que nos permiten la administración del ácido hialurónico en el aumento de labios con aire comprimido. Por ultimo y para complementar los tratamientos inyectados no nos podemos olvidar de la vía tópica y hoy podemos encontrar multitud de cremas en cuya composición interviene el ácido hialurónico en el mercado.

Las inyecciones que se realizan de ácido hialurónico en el cuerpo humano, dejan unos resultados impecables. Dependiendo de que tipo de piel tiene el paciente y dependiendo de la zona en la que infiltramos el ácido hialurónico, los efectos secundarios son más evidentes o, por lo contrario, prácticamente mínimos. En el concentrado de ácido hialurónico en las capas más profundas de la piel, nos consigue un resultado más terso y juvenil.

Muchos de nuestros pacientes han probado con tratamientos de cremas con ácido hialurónico, pero no les acaban de gustar los resultados, ya que no conseguían el 100% del objetivo. No obstante, después de realizar el tratamiento de rellenos de ácido hialurónico, adquirieron un rejuvenecimiento facial inmejorable.

Si tienes más dudas o quieres saber los que tipo de ácido hialurónico es el más conveniente o te surgen dudas como, por ejemplo, el precio del ácido hialurónico en las ojeras, en los labios, los tipos de tratamientos faciales o tipos de ácido hialurónico… No dudes, ponte en contacto con nosotros a través del formulario que encontrarás en esta página o a través del teléfono mostrado en la web.

¡Infórmate sin ningún compromiso!

¿Sabes qué cuidados debe tener un paciente que se ha aplicado el ácido hialurónico?

Al principio, el paciente debe tener unos cuidados mínimos justo después del tratamiento, resumiendo diría que es mejor no tocar. De forma general, no se ha de realizar deporte en los siete días siguientes, no se ha de tomar sol en las 48 h siguientes y no masajear. Se puede aplicar maquillaje a partir de 8 horas después del tratamiento, aunque algunos tratamientos, según que técnica se ha empleado, incluso se pueden maquillarse antes. Han de usarse cremas de protección solar para evitar la acción del sol mientras persiste el eritema postratamiento. Se aconseja el uso de cremas sun protect 50 con color, ya que de esta forma se consigue proteger y se disimula la coloración recién hecho el procedimiento. ¿Qué tipo de complicaciones puede tener un paciente que ha sido tratado con ácido hialurónico? En un tratamiento que se ha realizado de forma correcta por un profesional con experiencia, tiene muy pocas complicaciones. Una primera complicación puede ser el enrojecimiento o eritema que suele ser debido a la manipulación de la piel pero desaparece espontáneamente a las pocas horas. La segunda es la aparición de hematomas pero que suelen ser pequeños, son fácilmente disimulables y además desaparecen en 3-5 días. Esto pasa en un 5% de pacientes aproximadamente. La tercera complicación es la inflamación o edema que pueden ser debidas a técnicas más agresivas o menos depuradas, a reacciones propias del organismo a la sustancia empleada o a maniobras postratamiento que pueda hacer el paciente al no seguir las recomendaciones prescritas. Solamente pasa en un 1-3% de casos y suele desparecer espontáneamente en pocos días o con tratamiento en 24 h o menos. Otras complicaciones ya son muy raras y dependen muy a menudo de la idiosincrasia particular de cada uno de los pacientes.

¿Sabes si el tratamiento con ácido hialurónico es seguro?

El tratamiento con ácido hialurónico, debe ser aplicado por MÉDICOS con experiencia y formación adecuada. Partiendo de aquí, podemos decir que el tratamiento con ácido hialurónico, es uno de los tratamientos más seguros que tenemos, ya que si ocurriera una reacción no deseada o un resultado que no es satisfactorio, contamos con un antídoto que podemos aplicar y en menos de 24 h se elimina el ácido hialurónico. Este antídoto es la hialuronidasa, un enzima que degrada de forma inmediata el ácido hialurónico y que es de fácil aplicación y resultados prácticamente inmediatos.

Equipo clínica

Dra. Esther Mayol
Dra. Esther MayolDirectora médica i Especialista en Medicina Estética
Dr. Justo Miguel Alcolea
Dr. Justo Miguel AlcoleaEspecialista en Flebologia
Dr. José Manuel Fernández
Dr. José Manuel FernándezUnidad de Medicina Estética y Láser Médico
Dr. Enric Sospedra
Dr. Enric SospedraUnidad de Cirugía Plástica y Reparadora
Dr. Albert Amaya
Dr. Albert AmayaUnidad del Dolor
Dr. Enrique Lorente
Dr. Enrique LorenteEspecialista en Antiaging i Estética Masculina
Dra. Marina Garrido
Dra. Marina GarridoEspecialista en Cirugía Capilar
Dra. Aurora de Avila
Dra. Aurora de AvilaEspecialista en Nutrición
Carmen Castillo
Carmen CastilloEsteticista
Sra. Maria Vianey Tello Ramirez
Sra. Maria Vianey Tello RamirezAuxiliar en Medicina Estética
Sra. Paqui Guerrero Racero
Sra. Paqui Guerrero RaceroAtención al paciente